Comunidad lecariana vivió Semana Santa

Con la confección de ramos en duplas de estudiantes por curso, se dio inicio a las actividades de Semana Santa en nuestra comunidad.

Luego, el jueves Santo cada uno de los cursos recreó la Última Cena, viviendo un momento de encuentro entre pares.

Ese día también toda la comunidad de educativa (adultos) acompañó a Jesús reviviendo tres momentos: El lavado de pies (manos), con el que resaltamos la importancia de ponernos a disposición de otros y servir, como lo proclama nuestra espiritualidad Ignaciana; la Última Cena, donde compartimos la mesa junto a nuestros compañeros, reconociendo y agradeciendo la institución de la Eucaristía, que se hace vida en nuestro capellán; y por último, el momento en que María acompaña a su hijo donde, así como ella, reconocemos y agradecemos la presencia de mujeres significativas en nuestras vidas y nos unimos a Jesús en oración encendiendo una vela.

Finalmente, en un ambiente festivo, todos junto en el patio central, celebramos que Jesús resucitó. Aquí, cada curso recibió un cirio bendecido que será encendido cada día en la oración de la mañana y que significa la vida nueva que nos ofrece el Señor.